Se encuentra usted aquí

Inicio » SEGURIDAD NACIONAL

Artículos del autor

SUMARIO: 1. La Seguridad al comenzar la Legistatura. 

                                                                                                            ***

 

1. LA SEGURIDAD AL COMENZAR LA LEGISLATURA

23/12/16

José María Molina Mateos

         Superados los períodos electorales, tras unas campañas en la que los temas de política internacional, seguridad y defensa han pasado casi desapercibidos para los distintos partidos, España ha de volver a la realidad internacional donde al gobierno salido de las urnas le espera una agenda repleta de asuntos de vital importancia para nuestros intereses. Entre ellos destacan los de seguridad, permanentemente recordados por las acciones del terrorismo yihadista, que ha llegado al escenario internacional para quedarse durante un largo periodo de tiempo, el crimen organizado, las amenazas en el ciberespacio, los movimientos migratorios, las pandemias o el deterioro del medio ambiente, todos ellos plantean un serio desafío a la seguridad global, europea y nacional.      

         Si bien es cierto que la seguridad siempre ha estado presente como meta tradicional de la política exterior de un país, la recíproca dependencia de los Estados en la vida internacional lleva a plantear la seguridad nacional de forma que las decisiones que se adopten y la forma en que se materialicen se adapten con precisión a una rigurosa percepción del ambiente internacional. Lo que, para España, supone ser plenamente conscientes, no solo de nuestra particular posición geoestratégica respecto a Europa, América, África y el Mediterráneo, sino de cuál es la situación real de la seguridad y defensa de Europa una vez desaparecido el paraguas de los EE.UU. tras la Guerra Fría, la salida de Gran Bretaña tras el Brexit y la llegada de Donal Trump a la Casa Blanca con sus anuncios de una menor implicación norteamericana en el escenario internacional, y la necesidad de redefinir su papel en la OTAN, todo ello sin disponer aún de una capacidad significativa de defensa específicamente europea; cual es la situación de la seguridad global y, cual es la cultura de seguridad de nuestra sociedad para, con estos mimbres, configurar nuestra propia seguridad y contribuir a la de los socios y aliados de forma que se pueda hacer frente de manera eficaz a los desafíos presentes y futuros, con lo que ello implica de incremento del gasto en defensa, en seguridad nacional o en política exterior, teniendo en cuenta que tan solo en defensa España con el 0,89 %, está lejos de llegar al 2% del PIB nacional acordado por la OTAN.

         Para todo ello se requiere percibir con nitidez e interiorizar el concepto actual de seguridad y actuar en consecuencia. Hoy, la seguridad de cada país y la paz mundial están amenazadas por peligros económicos, tecnológicos o medioambientales en similar medida que por peligros militares. De tal forma que la pérdida de soberanía económica o tecnológica de un país puede suponer un grave debilitamiento e incluso la extinción de su autonomía política, lo que supondría una subordinación de las libertades y nivel de vida de sus ciudadanos a poderes exteriores a los que no puede controlar. De igual modo existen otras amenazas para la seguridad también vinculadas al escenario internacional como las migraciones humanas, el terrorismo, las drogas, las pandemias o la debilidad institucional, que cuestionan la posibilidad de supervivencia de una nación económica y militarmente soberana.

         Ante esta situación los ciudadanos, sociedades y gobiernos han de comprender que la seguridad, con todo lo que implica respecto a derechos individuales, libertades, nivel de vida o salud, entre otros aspectos de nuestra vida, se juega en una partida mundial cuyo resultado depende de todos.

         Tradicionalmente, los componentes fundamentales de la seguridad nacional han sido la Defensa Nacional, la Seguridad Pública y la Acción Exterior y así, incluso, lo recoge en el artículo 9 de la reciente Ley de Seguridad Nacional aprobada en España y publicada en septiembre de 2015.

         El nuevo gobierno afronta el reto de la seguridad con una legislación preconstitucional sobre información clasificada, que requiere inexorablemente su modificación. Pero también lo hace con un instrumento estratégico, primero en nuestra historia, constituido por la Estrategia de Seguridad Nacional 2013 y, derivado de ella, con una Ley de Seguridad Nacional, necesitada de desarrollo, que contempla los principios básicos, órganos superiores, autoridades y componentes fundamentales de la Seguridad Nacional, dirección, organización y coordinación del sistema en que se integra la misma, la gestión de crisis o la contribución de recursos; componentes fundamentales y ámbitos de especial interés. Crea el Sistema de Seguridad Nacional en el que destaca la creación de un Consejo y, dentro de la estructura de Presidencia del Gobierno, de un Departamento específico.

         Al analizar los once objetivos de la Política Exterior de España contemplados en el artículo 2.2 de la Ley de la Acción y del Servicios Exterior del Estado se puede observar que en todos subyace un componente de seguridad más o menos explícito.

         Habida cuenta que la seguridad exterior y la defensa europea vuelven a ser temas de la máxima actualidad, tanto la UE como la OTAN esperan la corresponsabilidad presupuestaria de sus miembros en una tarea que es de todos. Si a ello se le une los efectos derivados para la seguridad y la defensa europea de la salida de Gran Bretaña de la UE, el anuncio de una menor implicación norteamericana en el escenario internacional y el reposicionamiento de Rusia en el mismo, la persistencia del terrorismo yihadista, y la implicación de España junto con Alemania, Francia e Italia en la defensa europea,  se demanda una redefinición de prioridades en política exterior y seguridad para afrontar los retos derivados del nuevo escenario internacional.

Ultimas Noticias

la razon

 

la razon

GTranslate